Prostatectomía Radical Laparoscópica y/o Robótica

Cirugía para extraer la próstata con cáncer.

La prostatectomía radical laparoscópica es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se usa para extirpar la próstata cancerosa de un paciente. La cirugía laparoscópica difiere de la cirugía abierta tradicional al hacer cinco incisiones pequeñas en lugar de una grande para realizar la cirugía. Esto conduce a menos trauma abdominal, mejores resultados cosméticos y, por lo general, un proceso de recuperación más rápido.

¿Cuáles son las ventajas de este procedimiento?

La cirugía tradicional para la extirpación del tumor requiere una incisión de ocho pulgadas, como mínimo. La técnica mínimamente invasiva requiere cuatro o cinco pequeñas incisiones (de menos de media pulgada) para los instrumentos quirúrgicos. La prostatectomía laparoscópica ofrece a los cirujanos una visualización incomparable del área pélvica, lo que permite la extracción precisa de la próstata. Los pacientes también experimentan una pérdida de sangre significativamente menor.

Además, los pacientes se benefician de:

  • Estancia hospitalaria reducida (1½ días promedio) y curación más rápida.
  • Menos dolor postoperatorio.
  • Menor tiempo de recuperación.
  • Regreso más rápido a la actividad normal (una a dos semanas) y al trabajo (dos a tres semanas).
  • Incisiones más pequeñas y menos cicatrices.